miércoles, 15 de enero de 2014

Sal del Himalaya ... ¿del Himalaya?

Hace unos días dedicamos una entrada a una tienda on-line que vendía entre otras cosas "sal del Himalaya", en la entrada de hoy recogemos otras páginas que realizan afirmaciones realmente sorprendentes sobre este producto.



En primer lugar vamos a visitar una web dedicada casi en exclusiva a la denominada "sal del Himalaya": http://www.salrosada.com.ar/


Para contrastar estas afirmaciones nos vamos a valer del análisis que la propia web ofrece (enlace: http://www.salrosada.com.ar/analisis.html). En primer lugar nos centraremos en la afirmación "100% orgánico y natural", vamos a ver qué contiene:


Pues de orgánico nada, el 97,41% es cloruro de sodio (NaCl) que es una sal inorgánica, eso sí, lo de natural es cierto, pero podrían tener elementos como plomo, plutonio o uranio y seguiría siendo "natural"... ¡un momento, pero si los tiene!:
(No son cantidades como para preocuparse, pero según sus propios análisis ahí están).




Tras esta primera afirmación nos hablan de cómo se formaron las montañas del Himalya, es muy bonito, pero no tiene nada que ver con este producto, ya que a pesar de su nombre procede de la mina de sal Khewra, situada en Pakistán (enlace, otro enlace, y otro más), por cierto, muy cercana a una fábrica de cemento (enlace).

Sigamos con la web:


En esta parte encontramos todo tipo de afirmaciones asombrosas; lo primero que llama la atención es que según dicen los fotones (las partículas de la luz) son capaces de penetrar centenares de metros en la tierra y llegar hasta la sal, eso sí, cuando llegan son incapaces de seguir avanzando y ahí se quedan acumulados hasta que usted ingiere el producto. En este punto me asalta una duda ¿quien tome esta sal se transformará en una suerte de linterna humana?.

Seguidamente nos narran toda una serie de supuestas propiedades, que van desde la mejora del estado de ánimo hasta la artritis, pasando por  el adelgazamiento y las enfermedades de la piel. De todo ello lo único relativamente cierto es lo referido a la tensión arterial y el balance electrolítico, pero solo si es usted hipotenso/a, si su tensión arterial es normal o es hipertenso el consumo de sal puede poner en serio peligro su salud.

Otro aspecto a destacar es la eliminación de metales pesados, ya hemos visto que según sus propios análisis contiene plomo, ¿tendrá también mercurio y arsénico? la respuesta es "sí" (nuevamente en cantidades ínfimas).



El colmo es el presunto mecanismo por el que favorece la eliminación de metales pesados: "(...) debido a la capacidad de vitalizar sus estructuras moleculares para que el organismo pueda deshacerse de ellas." , en otras palabras: "la sal de mesa aporta energía a la estructura molecular de los metales pesados, y por eso el organismo los elimina". ¿Alguien le encuentra sentido?, parece que estamos ante otro caso de "usa términos que suenen a rollo científico a ver si cuela".

Pero aquí no acaba la cosa, existen páginas que son incluso más disparatadas que la que acabamos de ver:
(enlace)


¿Es de noche y sus placas solares no producen electricidad?, no se preocupe, pruebe a mojarlas con agua salada.


Para no hacerlo demasiado extenso solo diremos que la combinación de agua y sal es física (no química), los líquidos no poseen una estructura geométrica definida (adoptan la del recipiente que los contiene). ¿Qué querrán decir con lo de "una tercera dimensión"?


Nuevamente estamos ante un caso de "usa términos que suenen a rollo científico a ver si cuela" pero en su versión "a lo loco".

Para finalizar vamos a la parte económica: un kilo de sal del Himalaya cuesta 7.11€ (enlace), la misma cantidad de sal "normal"  0,50€ (enlace).

¡Pague 14 veces más por una sal que no le aporta absolutamente nada extra! (enlace, otro enlace, otro más)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada